Sedesol suspende los subsidios a las estancias infantiles de Yucatán

En Yucatán hay 204 estancias infantiles de Sedesol; los afectados se reunieron con “Huacho” Díaz Mena, delegado de Programas de Desarrollo del Gobierno Federal en Yucatán sin obtener respuesta.

Titulares de estancias infantiles de Yucatán manifestaron que desde hace dos meses no reciben el subsidio federal que aporta la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), por lo que están en peligro de cerrar masivamente y afectar a miles de niños que son atendidos en los diferentes horarios y zonas de la entidad.

Según las afectadas, la Secretaría de Hacienda aún no ha liberado el dinero que utilizan para pagar a las maestras y el mantenimiento de los colegios, situación que no solo afecta a los docentes, –quienes no recibieron ni su aguinaldo-, también a los padres de familia porque las escuelas podrían cerrar y éstos no tendrían un lugar seguro en dónde dejar a sus pequeños; además, tendrían que pagar a particulares.

 

La encargada de la estancia “Casita de sol”, Carolina Salazar, que se ubica en Mérida, comentó que la problemática está en que firmaron con dicha dependencia un convenio para operar y ellos ahora están en incumplimiento.

De acuerdo con la entrevistada, Sedesol les debería pagar 950 pesos por un alumno “regular” y mil 800 pesos por un niño con discapacidad, pero a la fecha no han recibido nada.

También indicó que los papás dan una cuota de corresponsabilidad dependiendo la zona, pero no es suficiente para cubrir todas las obligaciones que tienen como responsables, entre ellas el gasto de luz, agua y los alimentos especiales que les dan a los menores.

“Somos 204 estancias y cada una opera con 60 niños; otras con 16. Entonces, es una gran cantidad de maestros a los que no les hemos pagado ni el aguinaldo. Estamos atados de manos, realmente es una problemática seria, porque para poder cobrar un subsidio federal, tenemos que operar 15 días al mes con lineamientos como: ocho niños por cada maestra. Tenemos que pagar licencias de funcionamiento, uso de suelo, protección civil, seguro de vida, muchos gastos. Así que prácticamente tendríamos que cerrar”, mencionó.

La licenciada Estefanía Álvarez y Efraín Martín de Sedesol son quienes están haciendo las gestio-nes correspondientes ante Hacienda, pero su respuesta ha sido que “no se libera el dinero”.

“Es una cantidad que se asigna a principio de año y a final de éste, entra en un ambiente controlado que es de los recursos federales, pero aún no lo han aprobado. Aún no hay fecha. Nos dicen que están haciendo las gestiones, el detalle es que en Hacienda nadie nos puede dar respuesta más que las autoridades competentes. Y nosotros no tenemos la manera de cómo llegar porque el canal es la Sedesol.  Ellos (Álvarez y Martín) nos pidieron que manifestáramos nuestra queja por escrito y a esperar”, dijo Carolina, quien agregó que “muchas familias, en esta fechas, no  compraron su cena (navideña) y a muchos niños no les llegó su regalo”.

Hasta el momento no han tenido acercamiento al gobernador del Estado, Mauricio Vila Dosal, pues ellos manejan todo a nivel federal, pero algunas maestras ya platicaron con “Huacho” Díaz Mena, ahora delegado de Programas de Desarrollo del Gobierno Federal en Yucatán.  “No hay un pronunciamiento oficial por parte de él”, comentó la directora.

En caso de no tener una respuesta pronta, “vamos a tener que cerrar las instancias y pues nos quedaríamos sin trabajo; los niños no van a tener el servicio y sus padres tendrán que cuidarlos; esto no se ha tomado en cuenta”, dijo.

Yadziré San Miguel, encargada de “Horas Felices” de Tetiz, también ha salido afectada; ella contó que la comunidad en la que se encuentra es de baja marginación y la mayoría de los padres que llevan sus hijos a la estancia son obreros y no tienen en dónde dejarlos.

“Si no nos dan el subsidio, nosotros como encargadas no podemos dar el servicio. Mi comunidad es muy pobre y realmente la instancia les beneficia a los padres y madres trabajadoras de bajos recursos como nos dice el sistema. La mayoría son obreros, trabajan entre casa o granjas, y noso-tros, al cerrar, vamos a afectar, no sólo a la familia, sino también a las maestras. Yo tengo siete docentes, han trabajado todo el año con esfuerzo y necesitan ese dinero. Con qué cara les va-mos a decir que no”, señaló.

Por su parte, una directiva de Hunucmá que omitió su nombre, reveló que para que los colegios no dejen de funcionar, muchas de sus compañeras han tenido que recurrir a los préstamos. “Tenemos que recurrir a esto. ¿Y cómo? Quincenal tenemos que pagar, ¿y la renta? Dicen que sí nos van a pagar, pero hasta el momento no nos han dado una fecha”, dijo.

Ella tiene cinco empleados y cerca de 20 niños son los que se cuidan todos los días y aunque cuentan con el apoyo monetario de los padres, no es suficiente, pues como se indicó, hay más gastos que necesitan cubrir por obligación.

Resultado de imagen para sedesol merida estancias infantiles

INTERFOQUE con información de Diario La Verdad

(5)

Redacción PincheLunes

Personas realmente molestas con este país y el mundo

También te podría gustar...

error: Hola =) Mejor navega un poco mas.